Hace ya 6 años que nos hicieron esta foto y publicaron este artículo de Copernicus en elconfidencial.

Por aquellos entonces, ya hacía unos cuantos meses que 4 socios, compañeros y amigos, apoyados por otros cuantos inversores, habíamos decidido poner en marcha un proyecto empresarial: Copernicus. Nunca llegamos a pensar todo el ruido que seríamos capaces de montar a nivel nacional e internacional.

Todavía recuerdo la cara de los primeros clientes a los que contábamos lo que queríamos hacer, y la expresión de incredulidad. Por lo general la respuesta siempre era la misma: “Nos encanta la idea, hace falta en el mercado una figura así, pero cuando tengáis el primer cliente, volvéis”.

Hoy 6 años después, y mucho trabajo de por medio, nuestro niño ha crecido: Más de 200 empleados, en 3 países, con más de 8.000 Millones € de activos bajo gestión y varios millones € de EBITDA en 2018.

Hemos hecho marca de lo que significa ser un “Servicer Boutique” con un prestigio de calidad en lo más alto, pero lo mejor son las expectativas de crecimiento tan exponencial que tiene la empresa por delante.

Pese a estos logros, hace meses que comuniqué mi decisión de dejar la compañía y seguir por un camino distinto. Después de tiempo intentando ver posibles escenarios, a día de hoy me encuentro desvinculado por completo. No podéis ni imaginar lo orgulloso que estoy de haber sido “Copernicano” , de haber aportado mi grano de arena al resultado y todo lo que tengo que agradecer a esta empresa y a todos (“todos”) sus empleados.

Ahora toca tiempo de reflexión, de realizar cosas a nivel formación para las que nunca tuve tiempo y devolver a mis hijos y a mi pareja algo de tiempo del que no he podido dedicarles, antes de elegir un nuevo proyecto al cual espero poder ofrecer todo el cariño que he dedicado a Copernicus en los últimos años.

Sólo me salen tres palabras: GRACIAS, GRACIAS y GRACIAS

Un abrazo,